Pasos de peatones inteligentes y luminosos

Los pasos de peatones constituyen un punto clave en las ciudades, es en este entorno en el que viandantes y vehículos se encuentran, donde ocurren la mayoría de los incidentes. En 2015, según datos de la DGT, el 67% de todos los peatones fallecidos en accidentes de tráfico fueron en zonas urbanas. Según un estudio de la Fundación MAPFRE, en torno al 15% de los atropellos graves o mortales ocurre en los pasos de peatones.

Actualmente, el sistema convencional empleado para la señalización horizontal, realizado mediante pintado sobre la calzada, sufre un gran deterioro en poco tiempo requiriendo de un importante mantenimiento, y no siempre logra informar debidamente a los conductores, de ahí los numerosos accidentes sufridos cuando las condiciones del entorno se ven empeoradas por algún aspecto de carácter permanente o transitorio.

A lo anterior se le añade que, en numerosos tramos viales, como es en el caso de las travesías, por su utilidad y densidad de tráfico, no es aconsejable instalar semáforos, aumentando la vulnerabilidad del peatón ante un paso de peatones estático que no acentúa de forma significativa la escena de riesgo.

Paso de peatones mal estado-min_opt

La solución desarrollada por INTERLIGHT  paso de peatones inteligente que consiste en iluminar las propias marcas viales horizontales del paso de peatones serigrafiadas sobre la calzada, junto con las señales verticales adyacentes, cuando un peatón se aproxima al área de cruce, con la intención de advertir del riesgo de forma más significativa a conductores y peatones que se aproximen a la misma. Nacen de esta forma los pasos de peatones inteligentes y luminosos de INTERLIGHT.

Este sistema de señalización vial conlleva la implantación de varias marcas lumínicas instaladas sobre el firme de la calzada (quedando a ras con la superficie sin elementos salientes), para ser iluminada en el color blanco, regulado mediante la instalación de un completo sistema de sensorización volumétrica en el entorno.

En cuanto al grado de afecciones, éstas son mínimas, requiriendo una pequeña obra de adaptación y pudiendo alimentar el sistema desde el punto de luz más cercano (red de alumbrado público o propia alimentación del semáforo instalado en la vía).